Seleccionar página

El intenso aprovechamiento eólico de esta pequeña cordillera de interposición entre la costa cantábrica y los interiores de A Terra Chá delata la presencia constante del viento. Entre ellos la xistra, ese golpe de viento húmedo y gélido que aquí barre las cumbres sin más amparo que la roca desnuda de algunos picos.
El macizo septentrional está formado por O Xistral con el punto más elevado en O Cadramón (1.062 m), los montes de A Toxiza (832 m) y los de A Carba (908 m). Además del viento, también son el reino de la niebla. Atrapan las nubes cargadas que dejan todos los años cantidades significativas de precipitaciones. A pesar de la proximidad del mar, no son raras las nevadas invernales. El agua se deposita en las llanuras elevadas encharcando los pastos naturales y creando extensos depósitos de turba. Son las turberas de cobertor que popularmente reciben el nombre de barreras, marisma o lago. Por ejemplo, en los lugares de las Barreiras do Lago, Lagoa das Furnas, Tremoal da Charca de Santa Cruz…
Los principales ríos que tienen su cabecera en estas montañas son el Eume, en la vertiente atlántica, y el Landro, Ouro y Masma, en la cantábrica. Los caballos salvajes en libertad son una imagen frecuente en esta sierra.

Los complejos de turberas y brezales húmedos se han revelado como los mayores reservorios de carbono de la Europa templada, conformando por tanto una pieza clave en la estrategia de lucha contra el cambio climático. En el NO de la península ibérica, las sierras septentrionales de Galicia constituyen el sector más occidental de la Cordillera Cantábrica. El núcleo central de este complejo está conformado por la sierra de O Xistral, cuya área cuminal está configurada por amplias extensiones de ecosistemas higroturbosos. La información multidisciplinar disponible permite conocer de forma detallada y correcta la dinámica, tipología y cartografía de los sistemas de turberas existentes. En base a estos datos, en el trabajo se evalúa el contenido de carbono almacenado en los diferentes ecosistemas, así como la dinámica del reservorio durante los últimos diez mil años. Los datos obtenidos reflejan que el reservorio de carbono en el sistema de turberas de la sierra de O Xistral asciende a 8,6 106 Tn, convirtiendo al territorio estudiado en uno de los mayores reservorios de carbono del SO de Europa. Los valores máximos de extensión del sumidero se relacionan con el óptico climático del Holoceno (en torno a 5.000 BP), posteriormente, los cambios climáticos provocaron una pérdida de superficie de turberas activas. Más recientemente las transformaciones antrópicas, han hecho mermar su capacidad de almacenamiento, convirtiendo además áreas de sumidero en fuentes de carbono

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares